Tic, tac, suena el despertador.

Tic, tac, suena el despertador.

Levantarnos cada mañana al alba, una ducha en 60 segundos, café y croissant de pié en la cocina (las neuronas siguen dormidas), ponernos la ropa, revisar el móvil (agenda, correo, Facebook, Twiter, Instagram…), buscar las llaves del coche, ya estamos al volante (había...