Quiero que me escriban.

Quiero que me escriban.

Y despertar cada mañana con un bonito mensaje, una frase positiva, un texto especial…, si es posible en un sitio inesperado, pero ¿dónde? Creo que es hora de resarcirnos de esas regañinas que todas las madres nos han echado en algún momento determinado cuando cogíamos...