Hoy quiero pediros un favor y es que leáis  este post acompañados de vuestra canción y aroma favoritos (puede ser una colonia, una vela aromática…) y cuando estéis preparados empezamos…

“Quiero atraer a la gente a mi tienda, que recorran hasta el último rincón y que compren todos mis productos” la frase estrella de todo emprendedor…, pero ¿podremos hacer realidad este sueño? yo estoy dispuesta a empezar a conseguirlo en este preciso momento, ahora mismo me pongo manos a la obra…

¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuando? Pues con un conjunto de técnicas con las que conseguiremos enseñar de una forma atractiva quién eres y qué vendes, vamos a llamar la atención a través de los sentidos “el acto de comprar tiene que ser una experiencia emocional”, sólo tienes que buscar tu local y cuanto antes comenzaremos este apasionante viaje ¡Bienvenidos al Visual Merchandising!

Empezamos con una carrera de fondo porque resulta que solemos tardar unos 30 segundos en tener  la primera impresión del exterior de un negocio así que ya podemos correr para llamar la atención e impactar a los futuros clientes para que entren. Podríamos empezar por diseñar una fachada con un rotulo bien iluminado con tu imagen de marca, una bonita banderola que se vea desde todos los ángulos de la calle, un par de pequeños árboles a ambos lados de la puerta, un suelo de baldosas hidráulicas para la entrada, una alfombra roja…, esto es arrancar con muy buen pie.

En este punto me quiero parar un momento para hacer una crítica constructiva a aquellos negocios que utilizan unos rótulos desmedidos en colores, formas y tamaño sin respetar las fachadas de los edificios donde tienen ubicados sus locales ¿cuántas veces hemos visto un maravilloso edificio antiguo cuyos locales comerciales tienen unos rótulos fuera de lugar? Os ruego por favor que os abstengáis de este tipo de tentaciones, podemos llamar la atención de una forma sutil y elegante pero respetando la armonía del edificio, será mucho más beneficioso para vuestra imagen.

Para evitar esas largas colas que se van a formar a la entrada nada más ver vuestra bonita fachada lo mejor que podemos hacer es eliminar las puertas ¡fuera las barreras! La mejor puerta para tu tienda es la que no existe, dejemos las puertas siempre abiertas para mostrar el interior de una forma despejada y limpia de obstáculos. Imagino que estáis pensando que esto supone un riesgo ante posibles robos pero está estudiado que es mucho más rentable vigilar esta zona de diversas formas (alarmas, cámaras…) antes que tener un negocio a puerta cerrada que psicológicamente nos cohíbe el paso y las ganas.

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga
Llegamos a mi espacio preferido: el escaparate, ese pequeño espacio que nos atrae como un imán y en el cual nos paramos a pegar nuestra nariz…, ni más ni menos esta zona tiene la misión de estimular el deseo de compra además de exhibir de una forma atractiva todos vuestros productos, para ello utilizaremos un tipo de mobiliario, complementos e iluminación que realcen los artículos y transmitan la filosofía de la marca. Podemos llamar la atención con vinilos, murales, reproducciones de animales y hasta con los elementos cotidianos más insospechados: jaulas, cubos, bicicletas, regaderas, globos, antiguas máquinas de escribir o coser…

Curiosamente el escaparate tiene puntos calientes, templados y fríos ya que nuestra vista se fija antes en unas zonas que en otras. La primera zona caliente es la central, después nuestra vista está más acostumbrada a mirar hacia la izquierda (ya que de esta forma nos enseñaron a leer desde pequeños) y a continuación pasamos a la zona de la derecha.

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

La altura de nuestros ojos es otra zona caliente,  a continuación tendemos a  bajar la mirada y al final subimos los ojos.

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga
Una vez que hemos mostrado la fachada, el escaparate y hemos estimulado al cliente para que entre en nuestro local ahora nos toca guiarlo por un recorrido que va a ser estudiado a conciencia y aquí de nuevo aparecen las zonas calientes (alta afluencia) y las frías (baja afluencia) sin olvidar la forma natural del local (planta cuadrada, rectangular, pilares…)

Empezamos por la zona estrella o platino: justo centrada a la entrada del local. Será la principal zona de ventas donde ubicaremos las novedades o promociones. A continuación la zona oro y conforme vamos avanzando hacia el interior nos encontraremos con la plata. Al final siempre llega el bronce y aquí podemos ubicar varias cosas: a veces se guarda este espacio para los probadores, otras para la caja con sus “productos gancho” que suelen ser pequeños objetos que siempre picamos de forma compulsiva mientras esperamos nuestro turno y en ocasiones esta zona se destina a productos de primera necesidad o artículos de prestigio. Si prestáis atención al final vamos a conseguir, por una u otra razón, que todo el mundo visite la zona bronce aunque en principio fuera la peor zona del local. Nuestra misión es hacer que todo el mundo llegue hasta ella.

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

El mobiliario que se utilice como expositor será una de las piezas clave para incitar a la venta, su funcionalidad debe ser primordial, los productos deben estar accesibles, en orden, a la altura perfecta, sin obstáculos, debemos poder llegar hasta ellos de una forma cómoda y fácil pues en ocasiones vamos a necesitar cogerlos, tocarlos o probárnoslos. En cuanto a la estética  habrá que seleccionar un mobiliario acorde al estilo elegido para el resto del local.

Hay dos claves que nos servirán para guiar al consumidor a puntos concretos que nos interesen: la posición de los expositores dentro del espacio y la iluminación.

Para el estudio lumínico de un local, además de tener en cuenta los parámetros que la normativa vigente nos obliga para espacios de concurrencia pública (luxes), es de primordial importancia conocer los efectos que la luz produce a la hora de vender, por ejemplo imaginaos que en la zona bronce vamos a colocar artículos de alta gama y precios elevados ¿Cómo logramos que nuestro público llegue hasta ellos sin darse antes la vuelta? A través de una buena iluminación conseguiremos destacar este punto por encima del resto y así dirigiremos a las personas hasta él. Igual ocurre cuando dentro de un expositor queremos destacar una pieza, esta será iluminada de una forma tan especial que atraerá a los clientes como si fuera el centro de gravedad de la tierra.

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga

Interiorismo y Decoración. Sevilla / Málaga
Y el oído y el olfato ¿Cómo influyen en nuestro negocio? Una música bien seleccionada y un aroma en consonancia con la filosofía de nuestra Empresa siempre ayudará a que los clientes se sientan a gusto, permanezcan más tiempo y esto beneficiará nuestras ventas. Además estos dos sentidos jugarán un papel fundamental en el recuerdo de nuestra marca.

Mi marca la recordareis oyendo al mítico grupo “U2” y en especial una canción “Beautiful Day”, mi olor es el jazmín.

¿Y la vuestra? ¿Con qué podemos asociarla?